Santiago-Roca-Acceso-Abierto

El Acceso Abierto desde el Sur Global

Este año fuimos invitados a participar en el Tercer Congreso Nacional y Primer Congreso Iberoamericano de Revistas Científicas, realizado en la Ciudad Universitaria UNAM, Ciudad de México, entre el 2 y el 4 de mayo de 2018. El congreso fue organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de la Red de Editores y Directores de Revistas Académicas y Arbitradas (ReDiERAA), y reunió a especialistas provenientes de diferentes lugares para disertar sobre temas relacionados con la edición de publicaciones científicas en el Sur. En este enlace puede consultarse el Programa del Congreso.

En modalidad virtual, presentamos una ponencia titulada “El Acceso Abierto desde el Sur Global”, en la cual se planteó la importancia de formular políticas editoriales que representen los objetivos históricos del Sur, como parte de la construcción de programas de investigación, organización y financiamiento adaptados a las necesidades de la región. A continuación, haremos un resumen de los puntos centrales de nuestra ponencia, la cual será publicada como parte de las Memorias del Congreso.

No es aventurado afirmar que existen diferentes contextos de discusión sobre la situación actual de las publicaciones académicas. Mientras que en el Norte Global, el Acceso Abierto (Swan, 2013) emerge como respuesta a la apropiación privada de los productos de investigación, las relaciones históricas entre Norte y Sur obligan a mirar el problema desde otra perspectiva. Por lo tanto, nos propusimos revisar el concepto de Acceso Abierto a partir de tres enfoques diferentes pero complementarios. Con ello buscamos localizarlo en el contexto de los problemas sociopolíticos del Sur Global.

     Acceso Abierto y Ciencia Abierta: de acuerdo con cierta clasificación, el movimiento de Acceso Abierto (AA) está vinculado con la “escuela democrática” de la Ciencia Abierta, de manera que sus defensores se “centran en el acceso principal a los productos de la investigación” (Fecher y Friesike, 2014, 25). Así, la democratización del campo académico forma parte de los objetivos de un movimiento de Acceso Abierto del Sur, nutrido con argumentos de crítica a los sistemas de producción de saberes que refuerzan el monopolio sobre los productos de investigación. Desde el Sur Global, las instituciones que fomentan la investigación académica deben elegir entre responder a las agendas de investigación del Norte (y aceptar sus mecanismos de validación) o generar políticas que contribuyan con la inversión responsable de los recursos públicos a través de la priorización de agendas regionales.

     Acceso Abierto y Bienes Comunes: los bienes comunes son aquellos que pueden ser disfrutados por un grupo más o menos difuso con pocas restricciones sobre su uso (Hess y Ostrom, 2016, 34). Desde esta perspectiva, se requiere la presencia de una comunidad que establece la gestión compartida de los recursos de acuerdo con un conjunto de normas. Las comunidades de gestión de bienes cognitivos pueden establecer las condiciones de acceso y conservación de los recursos que generan, con el propósito de fomentar el logro de sus objetivos comunitarios. Desde la perspectiva de los recursos cognitivos como bienes comunes, la importancia de las comunidades asociativas en la formulación de políticas de AA puede ser un punto de apoyo para fomentar los objetivos del Sur global.

     Acceso Abierto y Decolonialidad del Saber: la escuela de la geopolítica del conocimiento destaca cómo, históricamente, se ha configurado una suerte de colonialismo del saber que ha resultado en la naturalización de una epistemología eurocéntrica. El aporte de la decolonialidad del saber está en que coloca la producción de saberes en escala geopolítica y en la historia de las relaciones entre el Norte y el Sur. Por lo tanto, nos permite afirmar que la pregunta por el Sur Global es una pregunta por el sujeto que forma parte de este conjunto de relaciones. En este sentido, una filosofía política del Sur puede proveer algunos elementos para pensar en la dirección que podría tomar el interés en el AA. Así, temas como “asociatividad” y “reciprocidad” son consistentes con un énfasis en los bienes comunes con vocación decolonial (Quijano, 2012).

En resumen, el Acceso Abierto se relaciona con corrientes preocupadas por la democratización de la esfera pública del conocimiento que tienen como referencia la “Ciencia Abierta”. Desde un enfoque institucionalista, reparamos en que el proceso de producción de saberes está integrado por comunidades (asociaciones), normas (reglamentos y programas) y factores económicos (financiamiento y propiedad). Estos elementos sirven como categorías de análisis para la formulación de esquemas de gobernanza de los recursos cognitivos en cuanto que bienes comunes. A su vez, la presencia de comunidades asociativas, como entidades de gestión de los recursos cognitivos, nos permite hablar de programas de acción orientados a fines comunitarios.

La comprensión del Acceso Abierto desde el Sur Global, pasa por preguntarse cómo el Acceso Abierto puede influir en la institucionalidad científica y académica, como consecuencia de la presencia del Sujeto-Sur en sus expresiones programáticas. El impacto debe estar en un conjunto de políticas de AA que reflejen el carácter y los objetivos del Sujeto-Sur, traducidos en agendas comunitarias y prácticas editoriales que favorezcan su cumplimiento. De tal forma que el AA puede convertirse en plataforma para la defensa de los recursos intangibles de la región, y contrarrestar la corrientes de apropiación privada del conocimiento.

El tema del Acceso Abierto y el Sur Global está siendo trabajado desde diferentes frentes, tales como este tipo de eventos, los esfuerzos de entidades de trayectoria como Redalyc y, recientemente, la Declaración de Panamá sobre Ciencia Abierta. En todos estos casos se percibe el interés de que el Acceso Abierto forme parte de un movimiento más amplio de Ciencia Abierta, incorporada en los objetivos de desarrollo integral de la región, por lo que puede suponerse que esta corriente continuará ampliándose.

Referencias

Fecher, Benedikt y Friesike, Sascha (2014). “Open Science: One Term, Five Schools of Thought”. Bartling, Sönke y Friesike, Sascha (Editores). Opening Science. The Evolving Guide on How the Internet is Changing Research, Collaboration and Scholarly Publishing. Nueva York: Springer.

Hess, Ch. y Ostrom, E. (2016). “Un marco de análisis de los bienes comunes del conocimiento”. Hess, Ch. y Ostrom, E. (Eds). Los bienes comunes del conocimiento. Madrid: Traficantes de Sueños.

Quijano, A. (2012). ““Bien vivir”: entre el “desarrollo” y la des/colonialidad del poder”. Viento Sur. Número 122; pp. 46-56.

Swan, Alma (2013). Directrices para Políticas de Desarrollo y Promoción del Acceso Abierto. Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura. Paris, Francia: UNESCO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s